FREIRE LO LOGRÓ: ENCONTRARON LA RECETA PARA AUMENTAR ASISTENCIA EN SUS ESCUELAS PÚBLICAS

13178060_597917270365886_1256603757078514812_nEn un escenario de crisis de la educación pública que ha provocado el cierre de cientos de establecimientos municipales a nivel país, sobre todo en el sector de rural, la comuna de Freire logró revertir las cifras a través de una política pública en educación que apuntó al modelo de financiamiento y que sin duda está marcando un precedente a nivel nacional, aumentando en más de un 97% la asistencia de los alumnos a sus escuelas públicas.

Con calculadora en mano, el alcalde de la comuna de Freire, Dr. José Bravo Burgos junto al DAEM de Freire, Juan Hernández, detectó, a través de un proceso de diagnóstico, que si aumentaban la asistencia de los alumnos en 7 puntos, recolectarían mayores recursos que irían en directo beneficio de las 14 escuelas públicas de la comuna.

Como sostenedor de 14 escuelas públicas, el municipio de Freire pasaba por una crisis de casi medio millón de dólares. Crisis, que se replica en casi la mayoría de los municipios de la región y el país y que tienen literalmente a los departamentos de educación, amarrados de pies y manos.

Nos obstante, el alcalde, Dr. José Bravo, junto a un equipo de profesionales encargó un estudio al departamento de finanzas quienes determinaron que una forma de superar ese déficit era aumentar la asistencia de niños y niñas al colegio.
“El estudio decía que si pasábamos de 88% a 95% promedio anual en asistencia, lograríamos recolectar 130 millones de pesos adicionales a la comuna”, explica Juan Hernández, DAEM de Freire. Ese dato clave, movilizó al alcalde, al DAEM y a las comunidades educativas a hacer esfuerzos para cumplir la meta y financiar mejoras que de otra manera no serían posibles.

Los 14 establecimientos que dependen del municipio de Freire aceptaron el desafío: el Liceo Juan Schleyer, la escuela especial Paul Harris, las escuelas unidocentes Las Palmeras, Rucahue, Dollinco y Cacique Aillanir; las escuelas rurales El Lliuco y Armando Quintunen, y las escuelas básicas Juan Seguel, Raimapu, Coipue, Quetroco, Allipen, y La Esperanza. Luego de 30 días de intervención, comenzaron a visualizarse los primeros resultados.

ESTRATEGIA Y RESULTADOS

La estrategia, cuenta el DAEM de Freire, fue controlar la asistencia y motivar a niños y niñas. Por ejemplo, en lugar de sólo pasar la lista, se estimuló a las comunidades educativas a aumentar su asistencia para obtener premios, como convivencias o paseos. A la vez, se realizó un seguimiento psicosocial a estudiantes que además de ir al colegio, viven en el internado o usan el transporte público.

“Nosotros identificamos el problema, pero comenzamos de inmediato a trabajar en la solución. Contamos con el compromiso de toda la comunidad, tras este proceso de diagnóstico comenzamos a desarrollar una serie de estrategias que podrían transformarse a futuro en una política pública potente, que surge desde las propias comunas, para cambiar la realidad de la educación “, sentenció el edil de Freire, Dr. José Bravo Burgos.

Gracias a estos esfuerzos hubo escuelas como La Esperanza, que “pasó de menos del 80% de asistencia en prebásica, uno de los niveles más difíciles por la edad de los niños, a un 97% en marzo”, cuenta el Daem Juan Hernández.

La escuela La Esperanza tiene 194 estudiantes, que en un 70% son mapuche. Está ubicada en Radal, un pueblito de difícil acceso. “Nuestras mejoras han sido de a poco y sostenidas. Esta escuela es acogedora, con una buena planta docente, donde dialogamos con las familias. La matrícula y la asistencia aumentan porque la comunidad sabe que la educación pública es buena”, dice Lucia Catran, quien ha dirigido esta escuela por ocho años.

BASES DE UN NUEVO MODELO DE FINANCIAMIENTO

“Es importante la preocupación por la asistencia —dice Manuel Sepúlveda, Director de Política Educativa de Educación 2020— para que los niños y niñas estén en el aula y elaborar estrategias para ello. Sin embargo, es necesario un nuevo modelo de financiamiento, donde la asistencia no sea una preocupación por un tema solamente de recursos”.

A través de esta estrategia, no solo el municipio de Freire adquirió mayores recursos, para infraestructura y calefacción, sino que se logró que los niños y niñas asistan a la escuela y den continuidad a sus aprendizajes, a través de un modelo de financiamiento donde el objetivo son los alumnos (as) y no parámetros de asistencia, garantizando la continuidad de estudios de los alumnos (as) de más escasos recursos de Freire.

“Esa siempre ha sido la tónica de nuestra administración, nuestra gente. Esta “receta” o como quieran llamarle, fue posible gracias al compromiso de toda la comunidad, quienes creyeron en nosotros como municipio y sostenedor de escuelas públicas. Hay mucho por avanzar, sin embargo sentar las bases de un modelo innovador en esta materia, nos llena de profunda satisfacción, sentenció el edil de Freire.